Entre rama y rama se cansa el vuelo,

por ala caída, alma perdida.

Arde y arde el fuego de la bella vida

y entre flama y flama, ¡soy un ave en duelo!

Muy tierna y sencilla aguardo en el suelo

para cuando sane mi última herida,

¡pues pido ser un ave bendecida!

Sueño en silencio, en busca de consuelo:

“Y ahora… pisa perla, pluma y plata.

¡Por ala un aspa y sé molino al viento,

sé yegua al aire y ve a trote escarlata!”

Y yo cual gran valiente le consiento

al claro que en alto cielo se constata,

que me entregue a su corazón hambriento.


Melanie Flores Bernholz (06.01.2021). Publicado en «Poesía jonda» (EsPoesía, 2021).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s